IMG_6119
EL ESTILO DE LOS VALIENTES
3 marzo, 2016
Show all

LOS INGENIEROS (TAMBIÉN) CUENTAN CON LOS DEDOS

blog02
 

Imagínate una sala pequeña de una gran empresa, una mesa redonda y dos personas conversando. En un momento dado una de ellas, abre un cuaderno, se para a reflexionar y comienza a escribir.

"Precisión, en seis palabras es el reto, no más de seis palabras."

Están realizando un SIL, un Servicio de Inteligencia Lingüística. Trabajar individualmente con una persona un proceso SIL,  describiendo cual es su lenguaje real e iniciando un proceso de entrenamiento para aumentar su energía en la comunicación, es un acto de cuidado que contiene mucho de sorpresa. Nos vamos dando a conocer poco a poco en la elección de las palabras que utilizamos, en los indicadores que acordamos entrenar. Un trabajo sutil.

Desde fuera, si observas a estas dos personas conversando, quizás no aprecies el esfuerzo que supone centrarse en uno mismo, ser consciente de cómo es mi lenguaje y tomar la atrevida decisión de querer trabajar mi comunicación. ¿Puedo cambiar mi forma de comunicarme? ¿Cómo puedo hacerlo? ¿Se notarán los cambios? ¿Cuánto tiempo necesito para afinar mi comunicación?. Quizás no sea visible desde fuera, pero en este proceso, a veces, se abre la puerta de la vulnerabilidad, con sus luces y sombras, y a menudo es la llave que permite la empatía necesaria para trabajar con cuidado y sensibilidad.


Imagínate un ingeniero sentado en esa mesa de trabajo, muy concentrado seleccionando las palabras exactas para definir el concepto que quiere transmitir con precisión. Precisión, en seis palabras es el reto, no más de seis palabras. Y entonces el ingeniero, lentamente, con las manos sobre la mesa, cuenta con los dedos dos, tres, cuatro, cinco, seis… y sonríe orgulloso al confirmar que exactamente tiene la frase de seis palabras buscada. Yo le miro y me emociona la sensación de intimidad creada al verle contar con los dedos, una acción que a mi en el colegio me recriminaban todos mis profesores y que yo identifiqué con una debilidad. Y ahora tengo a todo un ingeniero delante de mi y como yo, también a veces cuenta con los dedos. Así que la vulnerabilidad quizás sea eso, estar equivocado respecto a lo que nos debilita y tener la valentía de mostrarnos como somos.


Diana Yoldi

1 Comment

  1. Jorge dice:

    Yo también he contado con los dedos las famosas séis palabras delante vuestro.
    Muchas gracias por facilitarnos el descubrirnos a nosotros mismos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *